iez Florian de Ocampo
social facebook twitter Google+
Presentación del libro "La Transformación del paisaje vegetal del noroeste de Zamora (siglos XVIII-XX).La Sierra de la Culebra y su entorno"

8 de agosto de 2014 -

El Instituto de Estudios Zamoranos edita esta nueva obra que acerca al conocimiento del paisaje vegetal de la provincia de Zamora: "La Transformación del paisaje vegetal del noroeste de Zamora (siglos XVIII-XX).La Sierra de la Culebra y su entorno" . Título que hace el número 40 de su colección, Cuadernos de Investigación.

La obra pretende contribuir al conocimiento y valorización de este histórico espacio natural de la provincia de Zamora, la Sierra de la Culebra.
El estudio es, en primer lugar, como no podía ser de otro modo en un espacio de montaña, el del medio físico, el relieve y el clima, que sirven de marco perfecto para entender la riqueza forestal de la Sierra. Ahora bien, no sólo el medio físico es responsable del paisaje natural; sino que este es, en gran medida, fruto de una intensa intervención humana a lo largo de la historia, que ha modelado ese paisaje en relación con sus necesidades de aprovechamiento: Las posibilidades del medio físico siempre resultaron limitadas para la práctica agraria, por lo que los recursos forestal se convirtieron en la alternativa natural. Así, la vegetación ha sido ampliamente humanizada a lo largo de la historia, bien mediante las roturaciones o a través de la simple destrucción del monte para obtener pastos y matorrales, o, más recientemente, con las repoblaciones de la segunda mitad del siglo XX.
En segundo lugar el estudio es el de la sociedad que ha contribuido a dar forma al paisaje vegetal. Sociedad que, al menos, desde el siglo XVIII, y con toda seguridad desde antes, demostró una indudable vitalidad a través de la explotación de los recursos naturales, mediante el pastoreo, el carboneo, la extracción de miel y la elaboración de tejidos. Dado que la población siempre fue reducida en este territorio, la opción natural a estas actividades productivas fue el comercio con otras regiones a través de la arriería que, permitió dar salida a los excedentes y mantener el empleo dentro de la comarca.
Las desamortizaciones del siglo XIX desorganizan la estructura productiva en relación con las ventas de bienes comunales. No sólo eso, sino que el modelo económico ya no favorece la explotación de los recursos tradicionales, por lo que la orientación será fundamentalmente ganadera. El siglo XX confirma esta tendencia, pero al mismo tiempo la progresiva irrupción de las repoblaciones forestales hace que se produzca un conflicto entre la explotación ganadera y la reserva de amplios espacios para los pinares, y el destino de estos a la actividad cinegética.
Finalmente, el estudio se completa con un repertorio de seis itinerarios que descubren otros tantos espacios naturales y culturales de la Sierra de la Culebra, que ponen de manifestó la riqueza que encierra este espacio, no sólo en relación con el paisaje vegetal (pinares, castañares, encinares, alcornocales, madroñales), sino también en función de elementos del paisaje cultural, como son las dehesas, las cañadas o las calzadas romanas.